Pulsa «Intro» para saltar al contenido

El pensamiento ‘antaurista’: extremismo y populismo

¿Podrá su gira por el sur y centro del Perú llevarlo a la presidencia acompañado de sus ideas radicales?

El líder del Partido Etnocacerista Revolucionario Unido, Antauro Humala, llegó a la ciudad blanca este 7 de octubre. El político se encuentra en una gira proselitista tras salir en libertad después de 17 años.

El objetivo de su visita es limpiar su imagen y la percepción negativa que se le atribuye a los “etnocaceristas” por lo ocurrido en el “Andahuaylazo”, según el personero de su partido, Vicente Pari Calcina.

La familia Humala dio a conocerse a finales de los 90′ a través del líder y creador del etnonacionalismo, Issac Humala. Son sus hijos quienes se encargaron de esparcir la ideología por el sur y centro del Perú.

Sin embargo, consideraban que los canales información que utilizaban no eran lo suficientemente efectivos para cambiar el país. Entonces, iniciaron acciones físicas que demostraban los hechos que reforzarían la visión externa que se tenía de ellos: extremismo paramilitar.

Es así que en octubre del 2000 tomaron el campamento minero de Locumba para pedir la renuncia de Alberto Fujimori. Posteriormente, en el 2005, sucedió el levantamiento paramilitar conocido como el “Andahuaylazo”; esta vez exigían la renuncia de Alejandro Toledo.

Pero, ¿Qué es el etnonacionalismo?

En palabras simples, el etnonacionalismo es la reinvindicación de la etnia “cobriza” y de la herencia del imperio incaico. Sus variantes incluyen al etnocacerismo -facción que admira al héroe nacional Andrés Avelino Cáceres-. Ambos idearios comparten el desprecio por Chile y el desconocimiento de los tratados de otorgación de tierras perdidas en guerras, como con Ecuador.

El referente ideológico, Isaac Humala, señala que la manifestación étnica del poder en el Perú está mal representada. Es decir, la raza predominante peruana no sirve como muestra de la democratización de la realidad del país. Humala padre asume que la etnia andina debe liderar las decisiones más importantes del Perú con el fin de dignificar a la raza “oprimida”.

Los que comparten la ideología son fácilmente reconocibles. En su mayoría están caracterizados con uniformes militares no oficiales. Viajan en conjunto a diferentes regiones, distritos y recovecos del Perú repartiendo revistas que difunden su ideario. Su bandera es llamada “wiphala” y es una interpretación de los diversos colores del arcoíris.

“Los 10 mandamientos antauristas”

En el libro titulado “Conversaciones con Antauro” se describen diez puntos de la plataforma del frente político etnocacerista. Esta publicación -originalmente escrita por Pedro Saldaña Ludeña- es vendida por los simpatizantes de Antauro durante sus mítines. El escrito fue editado conforme a las necesidades de reclutamiento de su partido. Es así que la edición que ofrecen es una que está modificada para cumplir con ese propósito.

Extracto del libro “Conversaciones con Antauro” | Foto: Sol Quintasi Rojas

El primer punto se divide en dos acciones concretas: la conformación de una asamblea constituyente -para derogar lo que llaman “fujiconstitución”- y la restitución de la Constitución del 79′ de Fernando Belaunde Terry. Asimismo, el documento asegura que se debe “castigar” a los “presidelincuentes” que sucedieron desde el golpe de Estado de Fujimori en el 92′ y, también, a los involucrados en el caso Lavajato.

El segundo punto, propone sometimiento del libre mercado a la producción nacional; dejando en segundo plano la importación. Esta propuesta es similar a lo que expone el quinto punto, que se refiere a a priorización de actividad agrícola ante la minería, supuestamente, manejada por países extranjeros.

Como tercer punto, se plantea la nacionalización de las concesiones otorgadas a países extranjeros, sobre todo todo aquello que sea manejado por empresas o personalidades chilenas.

“No podrá haber un extranjero con trabajo en tanto exista un solo peruano desempleado o subempleado”, dictamina el cuarto punto. El sexto punto pretende eliminar los peajes carreteros.

Punto de quiebre

Es a partir del séptimo punto en el que las acciones pasan de ser populismo a acciones concretas que atentan contra el Perú que conocemos; debido a que se suprimen los derechos de libre expresión a través de la expropiación de los canales de señal abierta a favor de la sociedad civil organizada; acción similar a la reforma que ejecutó Velasco durante su gobierno militar.

Esto es peligroso porque los medios de comunicación actúan como fiscalizadores para la opinión pública, y un gobierno que siga la plataforma ‘antaurista’ terminaría sin oposición; y por ende sin democracia.

Asimismo, proponen suspender el sueldo a los alcaldes, congresistas, ministros y presidentes; argumentando que todo servicio a la patria debería ser ad honorem. En ese sentido -y como noveno-punto proponen el servicio militar obligatorio y universal.

El décimo y último punto plantea la intervención de la Fuerzas Armadas (FF.AA.) en apoyo a las fuerzas policiales para garantizar la seguridad ciudadana.

Antauro después de 17 años

Antauro Humala fue condenado en 2009 a 25 años de cárcel que posteriormente fue reducida a 19. Se le atribuye el asesinato de cuatro policías durante el “Andahuaylazo” ocurrido entre el 1 y 4 de enero de 2005.

Esta sublevación aspiraba ser el primer paso para el cumplimiento de los 10 puntos que expresa su plataforma política. Esta “guerrilla civil” culminó cuando Antauro remitió una carta a los etnocaceristas atrincherados para comunicarles su rendición, pues él había sido capturado. Desde entonces pasaron 17 años y 7 meses.

Antauro Humala caminando por inmediaciones del Parque Duhamel en Arequipa | Foto: Sol Quintasi Rojas

Humala fue liberado en agosto de 2022 bajo la figura de redención de pena. Esta consiste en la reducción de la pena por haber realizado actividades de educación y trabajo productivo dentro del penal de Ancón II.

También puedes leer también: INPE ordena liberar a Antauro Humala Tasso

Actualmente, Antauro Humala se encuentra en una gira en la que no duda en darse baños de popularidad. Varios de los mítines que convoca en el sur del país son increíblemente masivos.

El Jurado Nacional de Elecciones requiere de 28 mil 400 afiliados para inscribir su partido; de los cuales -hasta el momento- tiene el 80%, según el personero Pari. Es decir, el Partido Etnocacerista Revolucionario Unido tiene un aproximado de 22 mil 700 afiliados.

Según su último ‘cara a cara’ con la prensa en Arequipa, el ‘tour’ que emprende tiene por objetivo la reorganización las bases etnocaceristas para dar pie a su candidatura como presidente de la República. Con un disimulado ceceo, prepotencia y excesiva confianza, Anturo Humala mantiene viva su fe de llegar a ser mandatario del Perú democráticamente; aunque esto último resulte un eufemismo -y también una paradoja-, dado sus antecedentes de coacción.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias