Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Un trovero enamorado de Arequipa

Rafael Toledo Dávila tiene 20 años y su amor por Arequipa es inmensurable. Este amor lo plasma en la composición de piezas musicales autóctonas (yaravíes y pameñas), además escribe poemas y es un cultor neto de la arequipeñidad. Hoy lo entrevistamos para conocer más sobre él.

¿Has tenido formación profesional artística?

Soy Rafael Toledo Dávila, me conocen como el Trovero. Tengo 20 años y no recibí formación musical profesional ni académica. Estudio Literatura y Artes Plásticas.

Foto: Creator Estudio

Háblanos de tu experiencia

Sobre mi experiencia como músico arequipeño debo decir que es un mundo bastante cerrado. El círculo artístico arequipeño es un nicho -de cierta manera- con bastante envidia. Como son tan pocos los que cantan música arequipeña, cuando aparece alguien nuevo no es bien recibido. Sin embargo, te vas haciendo un campo y poco a poco te van respetando. Yo empecé muy joven, participando en concursos escolares de música arequipeña. Y me gustó tanto que me dediqué a ella de forma profesional.

Me he propuesto realizar música arequipeña tradicional. Hay muchos grupos que tocan estas melodías, pero la versionan o le adhieren cosas. Mi propósito es descubrir la forma autóctona, tradicional, -tal vez sintética- de hacer música arequipeña y que suene a Arequipa pero que no sean viejitos los que canten. Eso es lo que a mí me gusta, darle una voz fresca, juvenil, que -creo yo- hace falta.

Este año publiqué un disco que se llama Entre Rejas y Sillar. Fue ganador de los estímulos económicos del Ministerio de Cultura, en el cual produje canciones propias con el tono arequipeño. El disco está en todas las plataformas -musicales- y también en forma física.

Foto: El Trovero

Lee más: La historia jamás contada del ‘poeta loncco de los temblores’

¿Cómo ha sido el recibimiento del público?

La música de Arequipa – creo yo- la dejan de lado porque muchas personas no la conocen. Sin embargo, sí hay un buen recibimiento, las personas la extrañan. Muchos de ellos se emocionan cuando ven a jovenes cantar, tocar y bailar música arequipeña.

Realmente hay mucho trabajo por hacer, hay muchas cosas que nos faltan. Nos hace falta más jóvenes que quieran hacer este trabajo.

Las generaciones pasadas eran más recelosas con las cosas de Arequipa. Sin embargo, personalmente estoy abierto a que creen y se haga música arequipeña; sobretodo para cuidar el legado del que estamos tan orgullosos.

¿Qué momento determinó que fueras músico?

Tenía 8 años cuando escuché por primera vez un yaraví de Juan Guillermo Carpio y me gustó mucho. Hasta el momento yo sólo cantaba y tocaba por placer propio, pero es con la muerte de Juan que me doy cuenta que los grandes cultores estaban muriendo.

En ese momento decido hacerlo de forma más seria -dedicarse profesionalmente a la música- con el objetivo de crear elementos para que no se pierda el legado musical.

¿Juan Guillermo es una de las personas que te inspiró? ¿Puedes hablarnos sobre tus influencias?

Así es, realmente Juan Guillermo tiene muchas cosas. Cuando uno lee un libro de Juanito como yo le digo, te das cuenta que no sólo es investigador si no también es poeta.

Cada linea de Juan Guillermo siempre está acompañada de un elemento poético o estético; te ‘sienta’ en esa calidez de Arequipa, en ese olor a leña , en ese fogón, que además te cuenta una historia muy detallada de un acontecimiento de Arequipa.

Cuando yo leía su trabajo, me asombraba de que pudiera utilizar y manipular las palabras de esa forma; de tal manera que no sientas que estás leyendo un texto de investigación sino un texto poético.

Juan Guillermo tiene una característica que muy pocos tienen por Arequipa, y es la pasión. Yo a Juan Guillermo lo comparo con Victor Barriga, Zamácola Jaugueri. Yo imagino que ellos dos también eran apasionados por descubrir que era Arequipa. Estos hombres no dejaban de pensar en ningún momento en Arequipa, estaban casados por Arequipa.

Esa pasión que yo vi en el alma de Juanito. Lo que descubrí a través de sus escritos es el fermento directo de las cosas que yo hago. Porque siento que uno puede querer a su tierra, pero parecer que estás casado con ella ya es un extremo y esto es algo que muy pocos logran. Yo quiero llegar a ser uno de ellos, de tener esa pasión tan arraigada que puedan decir que me casé con Arequipa.

¿Qué podrías decirle a los jóvenes sobre el arte arequipeño?

Los jóvenes cuando escuchan mis canciones, aunque no sepan que género es, les gusta. Porque siempre tenemos nuestro arequipeñismo ahí metido en nuestros corazones.

Yo no les podría decir que no escuchen cosas nuevas y que se dediquen al trabajo histórico, les digo que amen a su tierra para que en algún momento aporten a la ciudad. Sientan que Arequipa es su tierra, su hogar.

Lee más: 6 de febrero: La verdadera fecha de la Independencia para Arequipa

¿Cuales son los mayores retos que has enfrentado durante tu carrera?

La poca información fonográfica. Hay datos pero muchas veces no podemos reconstruir completamente estos sonidos.

Muchas veces nos ponemos a pensar con Jorge Andrés -con quien toco a veces-:¿Cómo lograr esa escencia de Arequipa?Porque cuando escuchamos una canción antigua cierras los ojos y te sientes en Arequipa. Estamos intentando descubrir la manera exacta de como hacerlo. Porque si bien hay datos, no hay la manera precisa de como hacerlo.

Por otra parte, está la forma de publicitarnos. Nosotros somos artistas independientes, no pertenecemos a un ningún sello o agrupación que nos ayude con el marketing y la publicidad. Entonces nosotros nos autogestionamos, tomamos fotos, publicamos textos o reels para llegar a más personas.

Esto debería cambiar porque tenemos una oficina de cultura en la Municipalidad Provincial de Arequipa, que presume que tenemos cultores, músicos y pintores pero sólo nos invitan cuando hay eventos protocolares.

Las empresas privadas también tienen el dinero para apoyar las carreras artisticas y musicales de muchas personas. Hay muchos grupos de diversos géneros como jazz, rock, orquestas sinfónicas y más. No hay un apoyo fehaciente de las autoridades ni de los grupos privados.

Mencionaste anteriormente que los llaman para eventos protocolares ¿Cuentan con los espacios necesarios?

Necesitamos la disponibilidad de espacios, un escenario que podamos usar siempre. Nos hace falta una casa del artista arequipeño.

Uno va a la plaza y empieza a tocar y la policía municipal viene y te bota, peor que ‘choro’ peor que preso. Muchas veces me tocó vivir eso, cuando se supone que se pueden hacer estas actividades en plazas públicas, pero muchas personas, incluidas autoridades, no comparten ésta idea.

Sería bueno realizar una revisión exacta un mapeo de todos los artistas cultores, pintores, escritores, escultores para que esto cambie. Porque necesitamos expresarnos, esto es lo básico para seguir creciendo y crear contenido.

¿Podrías definirte?

Definirme en un instrumento sería la guitarra, porque me acompaña siempre y con ella he compuesto mis canciones. Me defino en una guitarra vieja, porque me han dicho que tengo un alma vieja pese a mi edad, supongo será por lo que digo, pienso y hago.

Definirme en una canción si está un poco fregado, porque todos apuntarían a canciones como el Regreso o a Linda Arequipa, pero a mí me gustan mas las canciones populares.

La Idelfonsa me parece un tema preciocísimo que – por su simpleza y lo profundo que ha irraigado en ésta patria chica- es Arequipa. El propio Viejo Cantor del Yaraví, que es una canción que no se escucha mucho, me gusta. Me identifico con las canciones olvidadas que no se cantan comúnmente en Arequipa.

Puedes escuchar a El Trovero aquí:

Facebook: El Trovero Arequipa

Youtube: El Trovero

Instagram: El Trovero Arequipa

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias